8 de abril de 2012

¿Abordamos de manera correcta nuestras pretensiones de cambios en la Administación Pública?

¿De qué manera presentamos los cambios que ha de acometer la organización donde trabajamos para llevar a cabo con éxito algún proyecto innovador, o simplemente para mejorar su eficacia o eficiencia?



Creo que la resistencia a aceptar ideas nuevas en la Administración Pública es más fuerte que en otros ámbitos, por su burocracia e inmovilismo. Por mucho que planteemos bien nuestras ideas podemos llegar a frustrarnos como el personaje del vídeo.

Ya sabemos que toda idea nueva, innovadora, conlleva algún cambio, y en la Administración se suelen rechazar más por comodidad que por incomprensión, a veces incluso es tomada como una amenaza para esa comodidad.

Nos convendría salir más a menudo fuera de la zona de confort.



Tuve conocimiento de este vídeo y del gráfico en el muro de José de la Peña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada