16 de septiembre de 2019

Ciberutópicos y Ciberescépticos

Hay mañanas que, como todo hijo de vecino, me levanto de mejor humor que otras. Hay mañanas que me levanto canturreando y hay otras que me dan ganas de lanzar el despertador contra la pared.

Hay días que me parece que esto tiene arreglo, y hay otros en los que pienso que esto no le arregla ni Dios.

Algunos de esos días pienso que internet y la tecnología nos ayudaran a salir del agujero en el que poco a poco nos estamos metiendo, pero otros me da por pensar que precisamente es internet y la tecnología quien nos está ayudando a cavar ese agujero.

Me da por pensar en su carácter democratizador unos días y por su poca accesiblidad, tanto económica como formativa, otros. A veces incluso pienso que todo esto de la participación y acceso a la información le importa un pito al común de los mortales.

Desde hace ya muchos años hay un debate general sobre el potencial democrático de las nuevas tecnologías, con autores que defienden posturas diferentes, algunos con más vehemencia que otros.

Como indica Jorge Resina De la Fuente*, identificando dos grandes posiciones, de un lado se encuentran los ciberoptimistas, aquellos para quienes internet supondría una estructura de oportunidad para la participación, y de otro los ciberescépticos, quienes subrayan la importancia de los aspectos textuales por encima del potencial tecnológico.

Aporta el autor una tabla resumen con las distintas posiciones del mencionado debate que reproduzco a continuación.

 Fuente: Resina De la Fuente , Jorge (2010).

Identificando los principales autores y teorías sobre las posibilidades que nos ofrece internet, vemos que el debate es prolífico y las posiciones aún son encontradas.

En los últimos años autores como Morozov nos deleitan de vez en cuando con frases y conceptos como "Todo va a ir mucho peor" o el "feudalismo tecnológico".

Yo esta mañana me he levantado más utópico que distópico, así que creo que el potencial social de la tecnología hace que, como decía Clay Shirky, estemos viviendo el mayor incremento de la capacidad expresiva en la historia de la humanidad. Y eso, aunque no todos seamos capaces de ser siempre memorables, me parece algo muy positivo.

Así que por aquí seguiremos una temporada más. Bienvenidos de nuevo.


* De la Fuente, J. R. (2010). Ciberpolítica, redes sociales y nuevas movilizaciones en España: el impacto digital en los procesos de deliberación y participación ciudadana. Mediaciones sociales, 7, 143-164.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario